COVID 19 y
Trabajo Sexual

franjaCovid19

La pandemia de la COVID-19 obligó a tomar medidas de confinamiento social, restricciones a la libre circulación y cierre total o parcial del comercio y la industria, afectando muy particularmente a las mujeres trabajadoras sexuales.

El confinamiento puso una vez más al descubierto las desigualdades estructurales y tuvo consecuencias directas sobre las vidas de las mujeres en los ámbitos económico, laboral, sanitario, de seguridad y de protección social. Este último sector, el del trabajo sexual, ha sido especialmente afectado por la COVID-19.

Por las características de la labor -contacto físico y sexual con clientes- es una actividad de riesgo de contagio. A continuación, medidas de protección general y particular.

Medidas de protección para evitar
la propagación de la COVID-19:

Lavarse las manos con frecuencia.

Usar agua y jabón o un desinfectante
de manos a base de alcohol gel.

Mantener una distancia física
de seguridad con personas que
tosan o estornuden.

Utilizar mascarilla cuando
no sea posible mantener el
distanciamiento físico.

No tocarse los ojos,
la nariz ni la boca.

Cubrirse la nariz y la boca
con el codo flexionado o con un pañuelo.

En caso de que tengas fiebre, tos o
dificultad para respirar, buscar atención médica.

Uso de mascarillas

Las mascarillas pueden ayudar a prevenir que las personas que las llevan propaguen el virus y lo contagien a otras personas. Sin embargo, no protegen frente a la COVID-19 por sí solas, sino que deben combinarse con el distanciamiento físico y la higiene de manos.

Medidas de protección en el
ejercicio de la actividad sexual

1

2

3

Uso siempre y permanente del condón masculino y/o femenino para pene y/o vagina en todas las relaciones y prácticas sexuales.

Lavado de manos.

Uso permanente de la mascarilla y cambio de ella después de cada encuentro sexual.

4

5

6

Sexo oral sin tomar o tragar el semen porque el semen podría transmitir COVID19.

Evitar posiciones sexuales cara a cara porque la COVID19 se contagia a través de partículas que emanan de la nariz y la boca.

Sanitizar el espacio después y antes de cada servicio sexual.

7

8

9

Ventilar permanentemente
el espacio de trabajo.

Cambiar sábanas y toallas.

Uso de papel higiénico
y desinfectantes.

En caso de fiebre, tos, dolor de cabeza y malestar general,
no atender, solicitar atención en el centro de salud más cercano.

¡TODAS NOS PROTEGEMOS DEL CORONAVIRUS!

#TRABAJOSEXUALESTRABAJO